martes, 27 de noviembre de 2007

El ginecólogo

Me pudre ir al ginecólogo. Resulta que cuando tenía 19 años y empecé a romper catre, la bellaca de mi madre pensó que se hacía necesaria una revisión ginecológica. Mierda, dije yo, ginequé?.
Me conseguí a una ginecóloga mujer, porque no me gusta que ningún hijo de puta que no conozco ande tocando mi estantería. La maldita se veía buena gente, y me dijo: “sacate la ropa, ponete esta bata y echate en la camilla”. Carajo, pensé yo, es seria la huevada.

Igual creí que me iban a “tantear” mis cositas y listo. Cuando de pronto, ZAS!!! Un aparatango que haría palidecer de envidia a todos mis exs. Mierda!, exclamé yo intentando levantarme. “No te preocupés que no te va a doler”, dijo la doctora. “Carajo!, eso dijo el hijo de puta que me desfloró y del dolor vi a todos mis ancestros”. Intenté bajarme de esa huevada que parecía digna de Torquemada. Y la doctora me detuvo: “tranquila, que no pasa nada, es una revisión intravaginal”. La miré digiriendo esa información, hasta que dije: “Puta, no puej doctorita, hágame una extravaginal, mire que el camino todavía no ha sido muy transitado, y el bichango ese me lo puede dañar”.

No hubo manera de persuadirla, y bueno, después de un rato pensando cómo mierda llegué a esa situación, tuve que ceder para no quedar de maricotas. El último argumento que usé fue: “Estoy con mi regla, su aparato se va a manchar”. La cojuda hija de las mil putas, peló condón. Así nomás como lo leen. Me dije: “Hoy es el momento, fulanita de tal, en que podés desmayarte por primera vez en tu vida”.

Y rápidamente pasaron por mi mente imágenes de otros enfermeros entrando al cuarto, y yo sin calzón ni sostén que cubra mis partes pudendas. Abrí mis ojos, rechazando de plano la vergüenza de ser encontrada desmayada como una Eva y decidí aguantar lo que viniera.

Debo decir que en la posición en que yo me encontraba, el aparato se veía descomunal. “Oiga doctorita, pongámosle por lo menos un nombre al cojudo, así no parece una violación”. La hija de puta no entendía mi humor, aunque yo internamente susurraba: “Brad!, Brad!, Brad!”.

Y claro, Brad! hizo de las suyas. La revisión terminó, le dejé platita en su escritorio, me retiré de muy mal humor y juré que era la última vez que pisaba el consultorio de un puto ginecólogo. Pero como todo en esta vida, tuve que volver, y pasar por el odioso Papanicolau. Maldito hijo de puta el infeliz que se le ocurrió esa mierda del Papanicolau. Esa experiencia ya no la relato, porque no es como Brad, que me dejó un buen recuerdo.

Moraleja del día de hoy: Dios es justo, las mujeres tenemos a Brad y los hombres al proctólogo.

Eso me recuerda que me llegó otro mensajito boludex a mi mail, y como prometí contestar todos, aquí va resumido: “Estoy enamorado de una chica hace 2 años, pero ella sólo quiere ser mi amiga. A menudo tengo sueños eróticos con ella, quisiera que me aconsejes cómo conquistarla”.

Mierda cojudo, lo tuyo no es amor es arrechura, y de la buena. Has perdido 2 años de tu vida como un pobre pelotudo tras de una huevona que te ve como si fueras su hermano opa?. Si no has podido conquistarla, o mejor dicho, echártela al plato y romper un par de catres, entonces querido, es tiempo de ir a pastar en otras parcelas. Y quítese esa arrechura YA!, que no es bueno andar cachondo por la vida.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

sos graciosa! felicidades! me encantó todo.

77 ataques dijo...

El proctólogo,ay!! bueno por lo menos no es tan rutinario como el ginecólogo, y también tenemos al urólogo que chequea al amiguito, ahora me pongo a pensar y me pregunto:¿cómo serán sus prácticas cuándo son estudiantes?le meteran el dedo a algún voluntario, a algún muerto, o peor,a algún animal?, deben ser clases divertidas, jejeje

CanCeRveRo dijo...

jajajaj oye podrida que cague de risa tu blog... definitivamente va a mis favoritos tu blog....
slds

Andrés Pucci dijo...

uhm... una cagada ir al medico...
ni modo
saludos!

Utópico dijo...

jajajjaja
genial podrida, hace bien reir, es saludable.
Vos creeras que es justo, bien por vos.
Yo sin embargo agradezco que no tengo regla, y que puedo ir al baño en cualquier lado, y que no puedo tener hijos, ni nunca visitar al ginecologo.
saludos!

LOCA!!.. como tu madre dijo...

jajaja, por lo menos fuiste al ginecólogo cuando ya estaba "estrenado" el amigo..a mi, me preguntaron 100 mil veces si era virgen!!! yo con verguenza decía que si..y a mi mamá le brillaban los ojos jajajaaja. Saludos!

Xuffo dijo...

No se como lo haces, pero muy bueno el post y como siempre historias reales y comunes con tu toque lleno de honestidad.

Podrida dijo...

Anonimo1:
Gracias, yo pensé que era podrida nomás.

77Ataques:
Mienchi, me había olvidado del urólogo y eso que la revisión interna del soldadito debe ser jodida, he escuchado leyendas urbanas sobre un cable tipo sonda.
Sobre las prácticas..me has puesto a pensar...hmmm...hmmm >=)

Cancervero:
Mierda, todos creen que quiero hacer reír, cuando no es más que la cruel realidad :=X. Gracias =)

Pucci:
Sí puej, yo los evado todo lo que puedo. Saludos.

Utópico:
Carajo! Todos ríen menos YO, no puej!!! Le debo un post a la regla,qué mierda más asquerosa y desgradable esa huevada. Dan ganas de extirparse los ovarios. Lo del baño te lo envidio. Honestamente.

LOCA:
Vieras vos como yo contesté todas las preguntas, me tenían que parar con los detalles jejeje según que BRAD hizo su aparición porque yo ya no era virgen, que si hubiese sido virgen no me presentaban a Brad. Carajos vos también puej llevando leña al monte! jejeje saludos chica!

XUFFO:
Yo tampoco sé cómo hago pa escribir tanta huevada junta, a veces hasta me pudre imaginar cómo llegué a esto :P jejeje un saludo!

mr.sarcasmo dijo...

hhhmmmm.... y no describiste ke paso con brad... te hiciste la burranga...

segun parece, no solo se la aguantaste